Estudiantes tienen claras diferencias sobre forma de ingreso a Universidades

Roderick Navarro y Héctor Rodríguez, ambos ucevistas, coinciden plenamente en la necesidad de renovar el mecanismo para el acceso a las universidades. Pero sólo hasta allí hay acuerdo, porque mientras el primero expone como urgente la mejora del presupuesto de las casas de estudio, el líder chavista sostiene que el incremento de los ingresos no es la solución al problema de la admisión.Pag-10-24-03-08

CARACAS.- “Es necesaria una reforma del sistema de admisión a la educación superior”.

En tal afirmación coinciden dos alumnos líderes de la Universidad Central de Venezuela (UCV) considerados de “bandos opuestos”: Roderick Navarro, coordinador de la Comisión de Políticas para la Educación Media de la Federación de Centros de Estudiantes (FCU-UCV), y Héctor Rodríguez, directivo nacional del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) dirigente del grupo de estudiantes autodenominados progresistas y miembro de la Comisión Presidencial Estudiantil.

El desacuerdo está en la definición del nuevo mecanismo de ingreso a las universidades públicas.

Polémica
En enero de este año el Ministerio Popular para la Educación Superior (Mppes) presentó una propuesta denominada “Sistema Nacional de Ingreso Estudiantil a la Educación Universitaria (Sinieus)”. Desde entonces, ha iniciado en el país un intenso debate, a favor y en contra de este sistema.

En tales discusiones han tenido voz representantes del poder Ejecutivo, autoridades de las casas de estudio, futuros bachilleres y líderes universitarios. Sin embargo, algunos aseguran que sólo han sido tomados en cuenta las opiniones de los afectos al oficialismo.

Dado que el sistema del Mppes dice apostar por la total inclusión, resalta la cuestión de si no es prioritario el acondicionamiento de la infraestructura universitaria para que logre ajustarse a la masificación propuesta.

Para Roderick Navarro hay que “combatir el flagelo de la no inclusión pero con cuentas claras, que beneficien de la mejor manera a la población estudiantil”. Para ello cree necesario un ajuste del presupuesto que permita el ingreso de más estudiantes.

“Fíjate, la UCV tiene una capacidad para 8 mil estudiantes y la matrícula actual es 50 mil y, aún así, esperamos ingresar más alumnos este año”. Luego, especifica que “si, por ejemplo, aumentan la partida -presupuestaria- para los profesores pudieran entrar más bachilleres; o si hubiera un mayor mantenimiento a la infraestructura ésta se pudiera ampliar; lo mismo que si se incrementara el número de becas para los estudiantes sería posibles abrir más cupos”.

Aunque celebra la iniciativa de mejorar la admisión, considera que es una “injusticia” que “coarta las aspiraciones y sueños de muchos venezolanos”; pues, con la implementación del Sinieus el aspirante debe “someterse” a un sistema de ingreso que lo asigna a una institución o una carrera que no es necesariamente la elegida por el bachiller; al tiempo que elimina “la posibilidad de medirse con aquellos que no poseen un promedio más alto por un cupo”.

Por ello considera que los criterios de admisión propuestos por el Mppes “son totalmente excluyentes”.

El estudiante Héctor Rodríguez prefiere no mezclar los temas de estrategia de ingreso y ajuste de la estructura física, aunque “las dos cosas son necesarias”.

Como Navarro, considera que “la infraestructura es para ampliar la capacidad de cupos de las universidades y mejorar su calidad”. Pero la forma actual como son distribuidos los cupos es “la más injusta” pues, según Rodríguez, “le estamos dando prioridad a los sectores más privilegiados de la sociedad, cuando debería ser de la manera más equitativa y proporcional”.

A su juicio, eso es lo que busca el nuevo mecanismo -Sinieus- . “Si 80% de los estudiantes son del sistema público, pues 80% de los cupos irá al sistema público y el otro 20% para el privado. Eso será proporcional a la realidad social de la educación media”. Acota luego que, todo esto tiene que ir acompañado de un “fortalecimiento de la infraestructura física, pero que nada tiene que ver con la distribución de cupos”.

Niega que esta estrategia “excluya” a los egresados de los colegios privados, como han acusado algunos estudiantes opuestos al sistema del Mppes. “Para nada. Más bien queremos decir que ese proceso, donde prácticamente han dejado de ingresar alumnos de educación media, se tiene que invertir. Pero la idea es que entren todos los sectores. Es decir, que la universidad sea el reflejo de la sociedad, en iguales proporciones”, afirmó.

Propuesta ¿Consultada?
Frente a visiones tan distintas sobre un mismo papel de trabajo, surge la pregunta de si ha sido suficientemente consultada la propuesta del Mppes. Rodríguez, integrante de la Comisión Presidencial Estudiantil, respondió:

– Es imposible que no haya protestas -en contra del Sinieus- pues se tocan elementos de poder y siempre alguien se va a ver afectado. Pero la idea aquí es apoyar a la gran mayoría. Yo sí creo que se han tomado en cuenta a todos los sectores, han participado los alumnos de la educación media, los universitarios, los rectores y los padres y representantes. Además, la discusión no ha terminado… hay una propuesta del Ministerio de Educación Superior, disponible en la web, que se está debatiendo en las instituciones de enseñanza, en la sociedad y que se profundizará el 8 de mayo.

Rodríguez, incluso, propone que esa discusión se amplíe aún más. Este tema es “del pueblo venezolano” pues el acceso a las casas de estudios influye directamente sobre su crecimiento social. Rechaza la “matriz de opinión” según la cual el asunto de la educación superior es “único y exclusivo de las universidades y si algún sector externo se pronuncia es violación de la autonomía”.

Un panorama totalmente distinto ofrece el representante de la Federación de Centros Universitarios de la UCV, Roderick Navarro. Asegura que sus “compañeros del oficialismo” han afirmado en diversas entrevistas a los medios de comunicación que se han consultado varios sectores. Pero, por ejemplo, “los organismos estudiantiles de representación, como las FCU de las universidades autónomas, no han sido consultados… a los profesores que tienen entretenidos ahorita con los cursos del rediseño curricular -de la Educación Básica- tampoco”.

Navarro sostiene que lo mismo ha ocurrido con los movimientos liceístas; los gremios educativos, como las federaciones de Colegios y Sindicatos de Trabajadores Profesionales de la Educación (Fenatev) o la de Profesores Universitarios (Fapuv); y las asociaciones de padres y representantes.

Tras la enumeración, Navarro afirma que “hasta que se tomen en cuenta, las opiniones y sugerencias que tienen los diferentes factores que participan en el proceso educativo, esa propuesta no va a ser legítima, sino con un solo matiz político”.

La alternativa que la FCU-UCV presenta al criticado plan del Mppes es la ampliación y masificación del programa “Samuel Robinson” de la UCV. Roderick Navarro explica que, en los 10 años del programa, han egresado más de 842 ucevistas provenientes de liceos públicos. Ofrece un sistema de nivelación y pruebas vocacionales periódicas.

Entre los sub programas que abarca, está uno en el que los estudiantes universitarios asisten a profesores de la educación media para enriquecer y estimular la interacción con sus alumnos. Navarro advierte que, a pesar de sus ventajas y resultados, al “Samuel Robinson” se le ha ido reduciendo el presupuesto desde 2004.

Calidad educativa
Para el ucevista Héctor Rodríguez, la propuesta que hace el Mppes como nuevo mecanismo de ingreso es “bastante completa”. Cree que garantiza la calidad de la educación al emplear como método de evaluación “los méritos del estudiante en su bachillerato”. A la vez, sostiene, “garantiza la equidad porque incluye la presencia de todos los liceos”.

Destaca como elemento de “justicia” del Sinieus que no se mide a los futuros bachilleres con sus pares de todo el país, sino con los que están en similares condiciones socio económicas, “o sea, con sus compañeros del mismo liceo”.

Además, va a eliminar los ingresos como los que hacían autoridades universitarias bajo criterios propios, algo que Rodríguez califica como “aberraciones”.

A juicio de Roderick Navarro, las fallas de la educación universitaria no se superarán con tales criterios de ingreso. Esas deficiencias tiene su origen en los liceos y para comenzar a solventarlas cree fundamental que el Gobierno comience a ver la educación media “como una inversión y no como un gasto”.

Ve como algo grave que los egresados del sistema medio que no vean matemática ni física -debido al déficit de profesores- y por eso les exoneran las notas. “Entonces se evidencia que no estamos graduando verdaderos bachilleres, sino personas con un promedio fantasma que a la hora de presentar una prueba interna no están armados, por así decirlo, con las herramientas necesarias para defenderse”.

El representante de la FCU-UCV deja claro que no están en contra de que todos los liceístas continúen sus estudios. “Nosotros tenemos familiares y amigos que quieren entrar a la universidad. Nosotros también pasamos por allí, fuimos bachilleres con aspiraciones. Con lo que no estamos de acuerdo es que los estudiantes nuevos y los que ya están cursando pasen trabajo. Muchas casas de estudios públicas no tienen aulas, espacios ni profesores suficientes”.

Reiteró que “aplauden” la ampliación de las universidades, siempre y cuando, se les otorgue un presupuesto ajustado a la inflación y a las necesidades de cada casa de estudio del país.

Sin prueba interna
En la reunión del 6 de marzo del CNU se decidió eliminar las pruebas internas de admisión. La medida tuvo el rechazo de 11 de los rectores asistentes.

Desde entonces varios Consejos Universitarios determinaron continuar aplicando tales evaluaciones hasta tanto no se apruebe un sistema único. Basados en los mismos artículos de la Constitución y la Ley de Universidades (art. 20 y 26), unos argumentan a favor y en contra.

Para Roderick Navarro, el tema es facultad del consejo universitario y el CNU sólo dicta pautas. “Que vengan de afuera y nos digan qué tenemos que hacer dentro de la universidad violenta la autonomía”.

Para Héctor Rodríguez “lo que pasa es que -los rectores- son muy malcriados y después buscan cualquier excusa para no someterse a una decisión de la cual ellos formaron parte” Agrega que “si ellos hubiesen considerado en ese momento una violación de la autonomía no habrían discutido. Ellos participaron y perdieron”.

ENYIK CORDOVÉS SÁNCHEZ

Diario EL TIEMPO

24/03/2008

Twittea este artículo y recomiendalo!!! haz click en el siguiente link:

Anuncios
Acerca de

Estudiante de Ciencias Políticas. Fuí Presidente de la FCU-UCV en el 2010. Miembro de Venezuela Futura. Miembro de la Red Democracia Joven de las Américas. Político y escritor. La Libertad es mi valor supremo. Rod Navarro

Tagged with: , , , , , , , , ,
Publicado en Noticias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Recibe la actualización del Blog a tu e-mail
Rod’s Pages / Páginas de Rod
A %d blogueros les gusta esto: