DIPUTADOS CANDIDATOS

                 Hace un momento leí un mensaje que yo había dicho en uno de mis discursos del año 2010 y decía lo siguiente: “somos la garantía de que los diputados que lleguen a la Asamblea Nacional lo hagan bien, si no, seremos los primeros en alzar la voz en protesta, nos cansamos de la politiquería” y con eso, comienzo a continuación.

                 Conquistar el poder es una de las estrategias que entendemos nosotros como Generación para transformar el país, si no fuese así, poco o acaso invisible será la huella que dejaremos en la historia de Venezuela. Conquistar el poder, para nosotros es lo mismo que decir “asumimos una responsabilidad” porque como demócratas, no será ni por las armas, la fuerza física ni a través de otro particular que lo conquistaremos, sino a través de la fuerza de la razón, nuestro verbo y los votos de la gente. Nuestros valores son los que dan valor a nuestra acción política y de allí la confianza que generamos en la conciencia de la gente para conducir al país.

                 Ahora bien, asumir una responsabilidad es hacerlo bien por quien nos ha otorgado el honor con su voto de hacerlo, pues como dicen, cada hombre es del tamaño de sus compromisos, y también de sus huellas. Nosotros nos preparamos para gobernar, en el desmarque de las malas costumbres, esas que colocan el bienestar colectivo en el terreno de la inseguridad política, que no es más que la ruptura del lazo de confianza entre el elector y el elegido, justificado de manera inevitable en el contexto histórico que vivimos, y por estas cosas de las que voy a hablar abreviadamente, sobre la Unidad en contra de Chávez.

                 Las elecciones del 26S fueron un proceso donde la oposición en algunos casos fue a primarias, en otros al consenso, y en las orillas de los caminos andados quedaron buenos actores políticos, que por ser otros la prioridad política, quedaron fuera de la contienda. Logramos obtener el 52% de los votos universales y ahora con esa fuerza vamos a derrotar a Chávez, el próximo 7 de Octubre del 2012.

                 Para ello vamos a un proceso electoral de primarias que garantizan la unidad, pero lo que me preocupa en gran manera no es el proceso en sí, sino el afrentoso continuismo de las malas costumbres que nos han traído hasta la situación política que hoy vivimos. Muchos de los que ya han sido electos diputados, hoy son candidatos. No me importuna que sean ellos por sus capacidades intelectuales, físicas y políticas, y quiero ser bastante enfático en ese sentido, yo lo que pienso hoy es que, será que ¿no tenemos suficientes lideres, más que para combatir al frente, para seguir conquistando espacios? ¿Qué paso entonces con los que no pudieron  ser candidatos para llegar a ser diputados? ¿La AN solo era entonces un escalón para poder avanzar en la construcción de un proyecto personal y no un proyecto de país?

                Esto no quiere decir que los proyectos individualísimos de cada actor político no se lleven a cabo, cada quien tiene el suyo, incluso quien les escribe, pero los intereses del colectivo no pueden quedar en segundo plano, porque entonces se fragua la desconfianza, la descredibilidad y la desesperanza. Debe ser coherente el político en su verbo, pero consistente en la acción política.

                Yo le pido perdón a mis lectores del presente, a los amigos a los que mis palabras le causaren alguna sensación inerme, pero creo que soy justo con la Nación y mis principios al decir lo que aquí he escrito porque para el futuro, nuestra acción política será importante y nuestras conciencias no estarán en deuda con la Venezuela que vamos a construir, no porque somos nosotros lo que estamos haciendo está justificada o no triquiñuela, sino porque no lo haremos en nuestro andar. Creo que esto es una falta a la confianza y al respeto de nuestro pueblo, al que defendemos y con el que vamos a construir una nueva Republica. Soy de los que cree que si no se habla de lo que pasa, dejamos que pase, en este caso, nuevamente en el futuro.

De tal manera que son nuestros valores los que valoran nuestra gesta como ya lo he dicho.

Estimados Diputados de la Democracia: Diosdado Cabello es la representación pura de la polarización política que fomentará el gobierno desde los espacios del poder para mantener la tiranía a toda costa, necesario es seguir conquistando espacios preparando, con muchas más capacidades y fortalezas, a los que asumen nuevos puestos de batalla con su valiosa experiencia. ¡Contamos con Ustedes y ustedes con nosotros!

 ¡Vamos juntos a vencer al tirano!

Anuncios
Acerca de

Estudiante de Ciencias Políticas. Fuí Presidente de la FCU-UCV en el 2010. Miembro de Venezuela Futura. Miembro de la Red Democracia Joven de las Américas. Político y escritor. La Libertad es mi valor supremo. Rod Navarro

Tagged with: , , , , , , , , , , , , ,
Publicado en Reflexiónes sobre la Política Venezolana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Recibe la actualización del Blog a tu e-mail
Rod’s Pages / Páginas de Rod
A %d blogueros les gusta esto: