COMUNICADO A LA UNIDAD NACIONAL

Venezuela en medio de la ya adolescente vergüenza y humillación colectiva del actual tirano, desde su dirigencia democrática busca establecer los mejores y más óptimos mecanismos para ganarle al PSUV, siendo el 12 de Febrero un ejercicio electoral para el más importante evento político del 2012. En ese sentido, ha llegado definitivamente el momento en el que los opositores de un lado y del otro, unan sus esfuerzos para llegar al objetivo.

Yo he conocido en el transcurso de mis recorridos por las parroquias de Venezuela, que entre nuestros compañeros de lucha existen fieles reservas de dignidad, de patriotismo y de irreverente espíritu democrático, al igual que quienes creyeron en el tirano y hoy viran su mirada hacia nosotros con esperanza. Por eso, hago el siguiente señalamiento a continuación porque es un crimen peor el no decirlo, que la adopción de actitudes que contribuyen a alimentar el continuismo que durante 13 años hemos vivido dentro de las fronteras de la Nación, puede encaminar a la gesta Patriota hacia un abismo insalvable entre los dirigentes políticos que defienden a la democracia y quienes quieren vivir en ella, luego del 7 de Octubre.

Este problema es objeto de discusión, preocupación y análisis, como los otros de definitivo interés nacional, en los encuentros diarios, conversas y mensajes enviados, realizados entre nuestros compañeros de la Generación del Bicentenario, que militamos en los partidos políticos y quienes no tienen militancia partidista. Nosotros estamos convencidos de que nuestra acción política debe tener una función pedagógica, más para los que hacemos actividad política, y ser la expresión y representación del pueblo en el marco de la ética, de lo democrático. Por eso, decimos que el canibalismo político entre los partidos de la unidad no fortalece a la democracia, falaz argumento para quienes dicen lo contrario si no es con respeto que se debaten los argumentos. El respeto dentro de la Unidad, nos hace incluso diferentes entre nosotros mismos. Pero más allá de eso, en Venezuela no valen más las rústicas luchas entre nuestros partidos, más bien es necesario el entendimiento y la coordinación entre los hombres y las mujeres de nuestro pueblo, los sectores políticos, gremios y demás organizaciones cualesquiera que quieran sumarse a la causa demócrata, que quieren consolidar definitivamente con su esfuerzo, un régimen autonómico y de derecho, un régimen que sea garantía para la seguridad social, garantía para el empleo, el progreso y la vida, garantía para la convivencia civilizada de todos y cada uno de los venezolanos.

Estamos interesados entonces y fundamentalmente, en la fortuita tregua política de la Unidad Nacional en medio de esta coyuntura; estamos interesados en que los partidos políticos ni siquiera desborden con sus multitudes las calles de los pueblos de Venezuela, sino que realicen dentro de sus propias sedes, sus locales o sitios de encuentro, su labor de estudio, discusión y análisis, además de organización, y que cuando los partidos puedan comenzar un debate público, se evidencie entonces con altura en los discursos la desaparición definitiva del odio cainista, como lo diría Betancourt, y el insidioso insulto, las regadas ideas y el desencuentro con los más pobres, y se materialice con todos y entre todos una nueva situación en la política venezolana. Vamos a hacer que los debates del presente y del futuro, sean de corte principistas, análisis de los grandes problemas de Venezuela, discusiones de altura y de profundos contenidos políticos, visionarios y pragmáticos en torno a los intereses del Estado.

Este país es grande porque lo estamos construyendo juntos, y por eso es oportuna nuestra actitud y opinión vigilante en la Unidad para el fortalecimiento de la Democracia, sin embargo y a pesar de los señalamientos, no es esta una actitud de agitación colectiva, más bien es un llamado a su conciencia: no olvidemos que el régimen corrupto que estamos por derrotar deja severas lesiones en la vida institucional y política de la República, en lo público y en lo privado. Venezuela se nos viene sufrida pues ha pasado por una profunda crisis, y deber moral de todos los venezolanos es el de poner todos los esfuerzos para ganar el  7 de Octubre y después de eso enfrentar los más importantes problemas de comienzos del siglo XXI, ayudando a combatir los obstáculos que dejará el mal gobierno de la Revolución Bonita.

Hoy la Unidad de los demócratas es un deber cívico y ciudadano.

Roderick Navarro

Dirigente Nacional de Un Nuevo Tiempo

Anuncios
Acerca de

Estudiante de Ciencias Políticas. Fuí Presidente de la FCU-UCV en el 2010. Miembro de Venezuela Futura. Miembro de la Red Democracia Joven de las Américas. Político y escritor. La Libertad es mi valor supremo. Rod Navarro

Tagged with: , , , , , , , , , ,
Publicado en Manifiestos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Recibe la actualización del Blog a tu e-mail
Rod’s Pages / Páginas de Rod
A %d blogueros les gusta esto: