FUERA LOS CASTRO

La bandera que más simboliza la esclavitud de su pueblo, ondea ahora en nuestra tierra. Ésta, la tierra que vio nacer a muchos de sus hijos que infundieron los más altos preceptos de libertad en todo nuestro continente, sufre tal infamia; parece que  tan épicas luchas que inspiraran a Eduardo Blanco su Venezuela Heroica, fueran un recuerdo de sangre de valientes derramada en vano.

Nos libertaron del imperio español y al país le ha costado salir de una larga y difícil  niñez del siglo XIX, y ahora en una etapa de adolescencia institucional, es cuando este régimen decide entregar nuestra soberanía al gobierno menos liberal de nuestro continente: al régimen demagogo y autocrático de los Castro. Con esto me pregunto con muchas dosis de asombro y a veces dudando si no están en el marco del sentido común: ¿Un gobierno donde dos hermanos gobiernan por 50 años puede ser considerado un gobierno que respeta los principios más básicos de la convivencia humana? ¿Qué tipo de felicidad y dignidad puede albergar el espíritu si no se es libre? ¿Por qué Cuba en la región es el país más pobre y el más atrasado de todos? ¿Un Estado que no respeta la propiedad ni permite la libertad, puede ser calificado como tal?  Mientras las obvias  respuestas ante tales preguntas impactan en mi mente, se eleva vertiginosamente mi más cruda indignación al ver esa bandera serpentear por la brisa de nuestra Tierra.

 ¡Yo desprecio y rechazo al régimen de los Castro! saber que mi pueblo está gobernado por ellos me incendia el corazón de coraje consumiéndolo en pedazos que no dejan de palpitar por la Patria.

Los acólitos, humedecidos con el flujo del placer que les provoca la colonización de nuestro pueblo, cubanizan a nuestros próceres, cubanizan nuestra identidad, desdicen de la historia, modifican la ciudad. De tal manera que cada bandera cubana que me encuentre de frente en una institución pública, la tiraré al piso, así me cueste la cárcel, así me cueste la muerte. La Patria es Venezuela, la nuestra, la que aspiramos libre, la que queremos soberana, la primera tierra del Sur de América, el histórico ejemplo de libertad para los pueblos latinos en el pasado, sin cadenas, sin dictaduras. Los burócratas mal queridos se desfiguran el rostro con sus vivas a la revolución cubana, se les pudren las manos al juntar nuestras banderas, cantan halitosos sus consignas, y ¿aun así esperan que los venezolanos nos calemos eso? No lo haremos los que tenemos dignidad: mientras los invasores tengan injerencia en los asuntos de nuestro pueblo y yo tenga vida, se encontraran con mi  grito sin censura:

¡FUERA DE MI PATRIA!

Anuncios
Acerca de

Estudiante de Ciencias Políticas. Fuí Presidente de la FCU-UCV en el 2010. Miembro de Venezuela Futura. Miembro de la Red Democracia Joven de las Américas. Político y escritor. La Libertad es mi valor supremo. Rod Navarro

Tagged with: , , , , , , , , , ,
Publicado en Manifiestos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Recibe la actualización del Blog a tu e-mail
Rod’s Pages / Páginas de Rod
A %d blogueros les gusta esto: