LA VIOLENCIA: UNA ACTITUD CHAVISTA

Es imposible no rechazar una actitud violenta por pensar diferente. Varias veces en el país lo hemos vivido. Para el gobierno ya se ha convertido esto en una actitud que define su personalidad política, recordemos las agresiones físicas hechas a los medios de comunicación, así como en las Universidades cuando nos persiguen para agredirnos como mecanismo perverso de presión para callarnos o hacernos desistir de nuestra lucha. Sin lugar a dudas, los violentos son repudiables porque son la manifestación de lo indeseable, de la infelicidad y la frustración que se esconde a ratos y luego sale de sus conciencias.

Otra forma de violencia que también rechazo es el de la discriminación política, específicamente la que se vive en la Asamblea Nacional. Ha sido un lugar para el irrespeto y la indecencia, donde los diputados de una bancada compiten entre ellos para ver quien suelta el más vulgar de los insultos o se lanzan a golpes para aplaudir las leyes que condenan al pueblo a la pobreza con fuerza. Los presidentes chavistas de estos últimos períodos en la Asamblea, se han parecido más a capataces del hato del caudillo: ese que los domina y los jefea como si se tratase de su cosa privada, sin autonomía; estos presidentes que solo responden a los intereses del partido de gobierno. Ya la violencia llega hasta la agresión física entre los diputados, unos tiran la constitución, otros una grosería pero también un manotón. Plantean incluso seguir el ejemplo entre ellos, que “agredan a todo aquel que… porque se lo merece”.

¿No puede ser considerado esto como el límite de lo aceptable? es decir, precisamente porque están al margen del respeto, ¿no representan éstos actores que deberían ser el ejemplo para la nación, unos desfachatados? La actitud del diputado que agredió a Borges produce lástima, o las agresiones que reciben los diputados opositores con los abucheos y las burlas de las barras de los que desgraciadamente se apropian de los espacios que son de todos. De tal manera que esto es rechazable y si lo rechaza usted también, quiere decir que coincidimos plenamente. Pero aquí no termino. No obstante entre los preceptos básicos de la oposición encontremos el de respetar la pluralidad y la heterogeneidad de las ideas, hemos notado esa actitud indeseable.

El ser diferentes es lo que enriquece a las sociedades, y ser diferentes no es hacer lo mismo que ellos y continuo con ejemplos. Imagine que usted quiera aparecer con una pancarta con un mensaje cualquiera en una manifestación del chavismo, ¿le gustaría que le agredieran o que le escucharan? Yo creo que la primera no. Si usted fuera periodista y va a hacer su trabajo en una manifestación de los rojos ¿Le gustaría que se burlaran de usted y que le humillaran con las peores palabras y formas? Tampoco creo que le gustaría. De tal manera que no tener esa actitud que ha caracterizado a los partidarios del chavismo violento representa una de las razones más resaltantes que nos pueden diferenciar.

En el acto de la MUD del 23 de Enero, a unos periodistas del canal del Estado los agredieron, así como lo hicieron con un grupo de estudiantes UCeVistas que estuvieron gritando consignas a favor de Pérez Jiménez y del nacionalismo. A estos últimos los conozco y sé que no son chavistas, y así como no estoy de acuerdo con la dictadura, tampoco acepto estas prácticas intolerantes. Esa agresión a los estudiantes nacionalistas debe ser rechazada por todos los que luchan por la “democracia” y quieren ser diferentes que los rojos.

El enfrentamiento de una idea contra otra lo llamamos debate, y en ese es el terreno que hemos dicho se desarrollará este año la política de nuestra Patria. Soy de los que piensan que la Unidad, la verdadera que se demuestra por la vía de los hechos, será en torno a la mejor idea, porque la mejor idea hace el mejor de los cuerpos políticos y propone a los mejores hombres en los momentos que la Nación más los necesita. Una causa sin ideas es una causa vencible, vacía de vigor, finita, porque llega tan lejos como su vocero circunstancial pueda hacerlo. En cambio una gesta con ideales y valores trasciende la vida misma de cualquier hombre, es mucho más veloz que cualquier proyectil o bala, incarcelable, inmortal, sus rostros son ideas y no hombres: se hace propiedad de la historia de la Nación, porque puede cambiar su realidad para siempre.

Por todas estas cosas es que creo que la Libertad no se condiciona, quienes quieren hacerlo son intolerantes. Son como esos políticos que van de un lado al otro abogando por una idea con una franela de un color y luego se ponen otra encima sin poder esconder la de abajo. Políticos saltimbanquis incoherentes por lo que hoy defienden y mañana traicionan. Por eso concluyo, que ser violento y discriminar por pensar diferente es un comportamiento antilibertario típico de aquellos hombres con pies de barro.

Anuncios
Acerca de

Estudiante de Ciencias Políticas. Fuí Presidente de la FCU-UCV en el 2010. Miembro de Venezuela Futura. Miembro de la Red Democracia Joven de las Américas. Político y escritor. La Libertad es mi valor supremo. Rod Navarro

Tagged with: , , , , , , , , ,
Publicado en Reflexiónes sobre la Política Venezolana
One comment on “LA VIOLENCIA: UNA ACTITUD CHAVISTA
  1. aliprimera dice:

    compa conozco muchos que son opositores y creen que somos esclavos todavía así que los revolucionarios de verdad transmitamos amor pero tampoco somos pendejos….y hay dos clase de opositores los serios que reconocen y los caprichosos de destrucción masiva

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Recibe la actualización del Blog a tu e-mail
Rod’s Pages / Páginas de Rod
A %d blogueros les gusta esto: