LA BATALLA DE LAS IDEAS

Este año 2013 marca para nosotros el inicio de un proyecto político para la Nación, en el que el desarrollo de Venezuela es su objetivo supremo y su mayor valor es la Libertad, como una cuestión inherente al hombre. Desde esta perspectiva muy general y desde nuestras conciencias, nos alzamos ante el despropósito que significa para este sistema político decadente la falta de discusión de las ideas, las causas terrenales sin ideales, y la improvisación como licenciatura obligada para aspirar al poder y también ejercerlo. Los prefijos y sufijos no son importantes para nosotros en medio de este análisis, porque se convirtieron todos en sinónimos de las acciones y discursos de quienes dan vida a la dinámica de la política.

La transformación del entorno de la gente es una cuestión empírica casi siempre delegada a los políticos. De hecho es la principal función de estos actores en una sociedad decente. Por ello, el mecanismo de la representatividad es tan importante para la estabilidad y el normal funcionamiento de un país. Sin embargo, existe una enfermedad nacional cuyos síntomas negativos se evidencian en la convivencia entre los venezolanos, en su estado de ánimo y su autoestima, en la forma como conducen sus vidas y en el cómo abordan los problemas colectivos para solucionarlos. Ésto es producto del sistema político vigente, porque afecta de manera transversal la vida cotidiana del hombre sin aparente solución, al menos en el corto plazo.

Una igualdad radical parece ser el común denominador discursivo en todos los bandos. En este sentido, las propuestas gubernamentales de quienes aspiran al poder y buscan el voto de los electores, han procurado siempre agasajar fidelidades con un beneficio -la mayor de las veces económico- a cambio. En torno a esta dinámica populista gira la política hoy en día. Ahora bien, yo creo que el sentido de la acción del hombre político es la de incentivar los estímulos para que cada uno de los ciudadanos que lo desee quiera prosperar. La felicidad se entrelaza con la posibilidad de existir y producir en libertad. Un hombre puede ser feliz sólo si es libre, pero ¿un hombre es libre cuando el ser mucho mejor que otro en una sociedad es mal visto porque tiene un nivel de crecimiento mucho más rápido que el de sus semejantes? Yo creo que no lo es. Muchos también dicen que no, pero su acción política está enmarcada en ese planteamiento. Son políticos recolectores de fidelidades y no guardianes de la Libertad. Igualitaristas indolentes de la suerte del más débil de su entorno, que prefieren tener un ejército de hombres esclavos para ser grandiosos a que estar rodeados de hombres y mujeres que por sí solos han salido de la miseria producto del esfuerzo constante y sincero. Esa esclavitud es el sostén de procesos demagógicos como el que vivimos.

En términos muy generales, el sistema se vale de apariencias para dar la impresión de “diferencia”: encubriendo el hecho de que todos están cortados con la misma tijera; esto es producto de lo que piensan sus actores. Cuando alguien actúa en función de lo que piensa, definitivamente será coherente y un político coherente tiene una personalidad política muy bien definida, que lo diferencia de otro político con solamente comparar apariencias. Cuando un político dice pensar una cosa y actúa de forma diferente, allí no existen diferencias al desatar las comparaciones. Por eso decimos, que el pensamiento político actual es absolutamente negativo y pernicioso para la sociedad que aspira la madurez, porque no tiene asidero en valores y principios que procuran la Libertad del hombre, sino que procura la igualdad más allá de la ley y la lubricación de los engranajes de la gran máquina que conforma al sistema político actual, donde los engranajes son los hombres.

La disputa por el poder se ha convertido en la mejor de las organizaciones con fines de lucro, pasando de ser una contienda a ser un espectáculo negociado por las partes: de la vocación del poder a la vocación por el dinero, de arte a comercio, de competencia a oligopolio. Como Hollywood, es una gran industria, donde tienen todos un rol definido, cargos, responsabilidades, recursos, logística, actores, vestuario, guiones, slogans, colores y canciones, pero sin lo más importante: ideas.

Nosotros disputaremos, en el futuro, el poder a quienes han dañado la esencia de la política, pero no seremos parte del espectáculo. Seremos parte de la historia de la Patria porque contamos con lo que otros no tienen: una luminosa coherencia entre nuestras ideas y nuestra forma de actuar. Y esas ideas verán que son muy claras, de sentido común. Todo esto en el marco de un sistema de valores definido que, cuando los llevamos a la acción política, demuestra nuestra ética desde la concepción de la existencia del hombre que tenemos: el hombre libre.

La disputa del poder político comienza desde el terreno de lo intangible: desde los ideales. De tal manera que la batalla para la que estamos preparados es la de las ideas. No pretendemos sino comenzar desde cero, ser buenos. No es una osadía sino una cuestión realista que abre el camino hacia la Venezuela Futura, la del desarrollo y la Libertad. Esa es la batalla en la que develaremos y venceremos las decadentes intenciones de los actores del sistema.

Anuncios
Acerca de

Estudiante de Ciencias Políticas. Fuí Presidente de la FCU-UCV en el 2010. Miembro de Venezuela Futura. Miembro de la Red Democracia Joven de las Américas. Político y escritor. La Libertad es mi valor supremo. Rod Navarro

Tagged with: , , , , , , , ,
Publicado en Reflexiónes sobre la Política Venezolana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Recibe la actualización del Blog a tu e-mail
Rod’s Pages / Páginas de Rod
A %d blogueros les gusta esto: