INDIVIDUALISMOS

Por @RoderickNavarro de @VFutura

I

La palabra inteligencia viene del latín intellegere. Intus de “entre” y legere de “escoger”. En sentido etimológico el concepto de inteligencia puede referirse a saber-elegir. De tal manera que la inteligencia es esa capacidad que posibilita la selección de las alternativas más eficaces para la resolución de un problema.

De acuerdo a esto, quien es inteligente es alguien que elige la mejor opción para resolver un inconveniente. Es por eso que merecen ser reconocidos quienes son inteligentes y diferenciarlos de quienes encuentran en esta capacidad pretensión o soberbia. El desprecio a la inteligencia no es más que una demostración de impotencia y falta de autoestima, elementos que alientan los más viles sentimientos del hombre.

El hombre inteligente es un hombre de méritos. En el mérito hay justicia: no todos somos iguales. Unos son mejores que otros. Esto es una conquista, no es nada regalado, heredado ni asociado a la lástima. El mérito está ligado al esfuerzo, la audacia, la creatividad, la perseverancia, el coraje y el honor.

Lo inteligente ES ganar, no perder.

II

El espíritu de los sacerdotes de la esclavitud está lleno de venganza. La igualdad es su venganza y le dicen justicia. Lo justo es que los mejores dejen de serlo para que no causen más su impotencia. Estos seres se han reprimido durante tanto tiempo que se olvidaron de lo que significa el orgullo sustituyéndolo con resentimiento.

Todo lo deforman para decretar su belleza a la fuerza. Todo lo que escriben produce mareo y nauseas. Enferman pero inventan la cura para su maldad fisiológica: un nuevo mesías.  No hay en su paso nada inocente ¡todos tienen la culpa de ser diferentes! por eso deben ser afligidos con su desquite.

Los maestros de la esclavitud tienen que darse importancia. Llevan encima sotanas que arrastran largas colas, que mientras más pomposas más sucio acumulan pero mayor autoridad manifiestan. Son hipnotizadores de jóvenes. Inducen a sus discípulos a la veneración de sus ídolos, intoxicando los cinco sentidos con un añejo romanticismo que absorbe la esencia de la vida. Envejecen. Son envejecedores y en ello encuentran un goce rotundo.

Los poetas de la esclavitud se creen los jueces del mundo autoproclamándose los “buenos y justos”. En una mano tienen el látigo de su venganza y en la otra, una pluma escatológica con la que escriben su arte. Tiranizan, moralizan, son sinónimos para referirse a las prácticas de esos castigadores de oficio. Evangelizan con su nuevo mesías, con sus nuevas cruces y sus nuevas resucitaciones. Sin poder condenan a Venezuela a su destrucción ¡Sólo les falta poder para condenarnos a muerte!

Los pensadores de la esclavitud llaman virtud a la humillación y a la razón la someten con la lástima. Si-conmueve-tiene-la-razón y si-te-dejas-humillar-eres-un-héroe. ¿No son estas configuraciones las que condenan a los sentimientos? ¿Cuál es el propósito de estimular las angustias que mutilan las almas y los cuerpos de los hombres para hacerlos insignificantes? La complejidad de esto se encuentra en subestimarlo: contra todo lo que es mejor es que quieren hacer su justicia.

Esta pasioncilla es heredada con un propósito: sobrevivir. La destrucción de Venezuela debe ser lo normal y lo estable para el mantenimiento de una forma de vida parasitaria. La única forma que tienen los decadentes para su supervivencia, es que los hijos de AD y COPEI continúen con el legado de sus padres. Por eso es vital el personalismo político con desenfreno. La realidad los empuja a desnudarse más el rostro mostrando los mismos ojos, los mismos colores, los mismos rasgos de sus creadores: los herederos de la venganza. La revolución naranja. ¡La generación de relevo!

III

En lo profundo de la conciencia de los venezolanos está sembrado el concepto de la Libertad. No es complicado entender la idea de vivir sin depender de nadie sino producto del esfuerzo de uno mismo. Ser responsable de lo que uno dice y hace, respetar la ley, tener gusto por el orden, son cosas que solamente son incomprensibles para quienes tienen una concepción SOCIALISTA de la existencia. Quienes cumplimos un rol político tenemos el deber de estimular la independencia y la competitividad entre los venezolanos, porque la Libertad es la única brújula para conducir al país hacia su grandeza.

Todos, absolutamente todos los partidos políticos de la actualidad (MUD-PSUV) están en contra del ideario libertario. Esto es algo obvio, porque están imbuidos en ideas que no tuvieron éxito en el mundo. Que estemos más actualizados con el resto de la humanidad, es una afrenta al dogma socialista que les marca el camino.

Somos más inteligentes que ellos. NO toleramos el pensamiento político más peligroso para nuestro futuro. No necesitamos de sus seguidores, porque aborrecen la Libertad y eso significa que detestan respetar la ley, odian la excelencia y ven a la viveza como algo virtuoso. Quienes siguen al socialismo de la MUD-PSUV ven como una pérdida de tiempo pensar o profundizar en los temas de sentido común. Con gente que no tiene la voluntad de pensarse a sí misma y a su entorno ¿Cómo se puede cambiar la cultura y la política?

De lo mediocre no puede brotar la vida, porque todo lo que no sirve no tiene propósito alguno para nosotros. El Renacimiento de Venezuela es posible gracias a la conciencia de país que tienen los mejores venezolanos: los que enfrentan al socialismo. Un hombre libre tiene con otros hombres libres la idea de un objetivo común a largo plazo de grandeza.

La idea de que quien se prepara y trabaja es el que sale de la pobreza es parte de esa filosofía de la grandeza. Nuestros enemigos necesitan que se estimule todo lo contrario a este deseo. No hay nada malo en ser ambiciosos ni aspirar a grandes cosas porque estos impulsos son los que han cambiado al mundo. Los socialistas de la MUD-PSUV reprimen a la población con su falsa moral de cordura y moderación para que reine la confusión y el recelo, porque quien es autentico y no renuncia a sus sentimientos es una persona confiable.

Por eso tenemos que diferenciarnos, no en una tercera vía, sino como la segunda opción ante los socialistas MUD-PSUV. No podemos ser confundidos con aquellos que banalizan la bandera de la Libertad en esos círculos. Cuando los erróneamente llamados “radicales de la MUD” incorporan este principio a sus consignas, lo hacen con la intención de confundir los sentidos para que ellos entonces corran a auxiliarle rápidamente con sus brebajes morales. Es de esa forma que quieren hacer daño. Han sido tan dañados en el tiempo, que en eso encontraron su propio talento. Aprendieron de sus propias heridas y de sus castigos injustos para convertirse en diestros verdugos y trovadores del sufrimiento. Es lógico que nos quieran hacer daño: donde hay vida es el mejor lugar para predicar la muerte. Solo se unen a ellos los superficiales: aquellos que se dejan encantar por las colas extravagantes de las sotanas de esos decadentes.

Lo inteligente es desconocer a quienes promueven la esclavitud. Es el momento de darle vida a una fuerza política y cultural que haga posible la Venezuela Futura.

¡Libertad o nada!

Anuncios
Acerca de

Estudiante de Ciencias Políticas. Fuí Presidente de la FCU-UCV en el 2010. Miembro de Venezuela Futura. Miembro de la Red Democracia Joven de las Américas. Político y escritor. La Libertad es mi valor supremo. Rod Navarro

Tagged with:
Publicado en Reflexiónes sobre la Política Venezolana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Recibe la actualización del Blog a tu e-mail
Rod’s Pages / Páginas de Rod
A %d blogueros les gusta esto: