LIBERTARIOS Y LIBERALES DE VENEZUELA

portada

Por @RoderickNavarro de @VFutura (4 de Enero de 2016)

La Libertad es lo más importante, porque sin ella la vida sería una muerte, un vegetar. Esto es una filosofía de vida. Este pensamiento libertario, esta invitación a mayores profundidades, no puede verse simplemente como una ideología política más del montón.

Cuando digo libertario lo hago para utilizar una etiqueta que me permita diferenciarme del ideologismo de las “élites” liberales. El liberalismo venezolano, convertido formalmente en un primo hermano del progresismo y que a ratos añora la social-democracia del siglo pasado, no es la solución al problema que tiene nuestro sistema político, sino más bien existe como una consecuencia del problema en su raíz: la cultura. Las 3 grandes banderas del liberalismo, el Estado mínimo, los derechos individuales y la economía libre, fueron alienadas y sometidas por la tan pop justicia social de la prole blanquiverde.

Más allá de ésta observación, hay muchos liberales en Venezuela que no siguen a estas “élites”. No respaldan incoherencias y no toleran que el Estado siga metiéndose en sus vidas. A ellos, es a quienes dirijo también mi interés en este año nuevo.

Venezuela necesita un cambio sumamente profundo, de raíz, en lo político. El inicio de este cambio se encuentra en lo cultural. La cultura como el periódico cultivo del hombre, es una relación de su pensamiento con su comportamiento. En este sentido podemos innovar como nunca antes había ocurrido en la historia de nuestro país: nunca antes había existido un movimiento cultural libertario que quiera impactar en la sociedad hasta hacerla cambiar su rumbo. Hablo de un Renacimiento venezolano. Soñemos por 5 segundos. Una consecuencia a largo plazo de esto sería la llegada al poder de un grupo político libertario. ¿Y qué haría un gobierno libertario? Haría de Venezuela, en términos muy generales, un país con una positiva cultura influyente en la región, el más exitoso en términos económicos y en un ejemplo político a seguir. Esto es posible en una década de vida-país.

Pero volvamos a la realidad. Tenemos que comenzar desde cero. Esa fue la frase que marco el nacimiento de Venezuela Futura como centro de pensamiento político y cultural hace tres años. Y comenzamos, desde cero. Ni imaginábamos el alcance que tendríamos, tampoco la cantidad de venezolanos que creen en ésta filosofía de vida que mencionaba al principio. Y es que en las raíces más profundas de nuestra cultura como civilización se encuentran el hedonismo, el caos y la productividad muy unidos entre sí. Tres elementos positivos para mí, sobre todo el  caos, porque es una constante invitación (actitud) al cambio y a la creación en momentos de oscuridad.

Tenemos un escenario propicio en Venezuela para el nacimiento de un movimiento cultural sin precedentes. Los libertarios tenemos que hacer cultura, tenemos que hacer política. Los liberalesde verdad, también. Por esto uno de mis propósitos más fuertes en este año nuevo es conocerles e invitarles a unir nuestros talentos, esfuerzos, experiencias y recursos para ser más fuertes que los socialistas, desplazarlos, salvar al país y disfrutarlo como debe ser, como nos lo merecemos.

Nada de gracia tiene la muerte lenta de nuestra juventud en manos de tantos mediocres. Al final de esta historia, nosotros mismos nos convertimos en nuestra única opción, somos nuestra única esperanza de vivir libres y prósperos en Venezuela.

Un libertario es muy fácil de reconocer. Es una persona que no quiere que el Estado se meta o controle los distintos planos del desenvolvimiento de su vida, sobre todo en lo económico. Es una persona que le gusta que las cosas funcionen: cree en la responsabilidad individual y en el yo-puedo-hacerlo, es decir, un libertario no le dice a usted no se o no puedo, sino vamos a intentarlo obusquemos al que sabe hacerlo. Un libertario le gusta la excelencia, por eso apoya a políticos de altura; si no existen políticos que lo representen no tendrá problema en decir “ninguno me representa”, porque antes que apoyar a un menos peor prefiere dormir tranquilo con su conciencia. Un libertario es aquella persona que cree en la diversidad y en la Libertad de pensamiento, por eso respeta lo que piensa y lo que es el otro. Cree en la legítima defensa si el Estado no puede cumplir con su rol de Seguridad y Defensa. Además, valora mucho trabajar para ganarse las cosas: no le gusta nada regalado, sobre todo si viene de políticos o del Estado. Al libertario le gusta leer porque le es importante tener criterio propio, es decir, no son superficiales como los que dicen “si lo dijo fulano o mengano entonces eso es lo que creo”. El libertario es una persona de espíritu sumamente joven porque le gusta disfrutar, gozar, su vida a plenitud, es por eso que tratan a los demás como quisieran que fuesen tratados de vuelta. El libertario es un ser ambicioso y soñador. Y en esta época, un libertario nunca le dirá que vivimos en Democracia.

Nosotros tenemos la determinación y la firmeza que no tienen los que NO pudieron detener la destrucción de Venezuela. Y cuando digo la destrucción quiero que lo veamos como una forma de esclavitud. No se puede ser libre cuando NO se vive como uno quiere porque el  país no te lo permite. Es por eso que la rebelión cultural que representa la unión de los libertarios y liberales de Venezuela es un romper con esa esclavitud como forma de vida y como destino. Destruir esa normalidad es una actitud vitalista y contra mundum que rompe el cordón umbilical con los políticos que absorben nuestras vidas elección tras elección sin cambios. Destruir y crear. Crear y disfrutar. Disfrutar y trascender.  Vamos a emprender,  innovar y transformar nuestro entorno. Estimulando lo mejor de nosotros mismos, estaremos estimulando lo mejor de nuestra civilización.

Los libertarios que hacemos política por pasión, hace mucho tiempo que tomamos la decisión de prepararnos para ser los mejores y gobernar el país en el largo plazo. Si no comenzamos a darle vida a ese propósito, en menos de 50 años nuestro país será despedazado territorialmente por otros países. Pasaríamos a ser reclamados por intereses en Brasil, Colombia, Rusia y China por solo mencionar algunos obvios ejemplos. De viejo yo no podría ver a los ojos a ningún joven nacido en esta tierra.

De tal manera que no hay lugar para desánimos ni brazos cruzados. Esa es la actitud genuflexa que es grata a los ojos de los déspotas. Nada se conquista sin sacrificios, sobre todo la Libertad de un país. Nuestro deber es defender a Venezuela, cueste lo que cueste.

Hagamos lo propio y demos el primer paso en este año que llega: seamos la alternativa al socialismo que necesita Venezuela para salvarse.

Libertad o nada

Publicado en Reflexiónes sobre la Política Venezolana, Uncategorized

EL ARREGLO FLORAL QUE LA MUD LLAMA “JUSTICIA”

nuevas_tasas_judiciales_0

Por @RoderickNavarro de @VFutura

El fin de la MUD-PSUV es inevitable. Los pactos y encuentros por debajo de la mesa, los lobbys de los famosos viejitos perversos, tratan de postergar su fin. Entre otras cosas, se hará un llamado de ambas partes a reconocer los resultados que diga el CNE. Quedará en evidencia –por enésima vez- lo que es la defensa del voto y el fin de su calle y voto.

Otro sector dentro de la MUD, fuera de estos encuentros, ha planteado —públicamente para cobrar importancia— su rebeldía. Estos autodenominados “rebeldes” plantean el voto como la consecuencia de la protesta de calle. Es decir, protestar es votar.

Luego de #LaSalida, el #CambioUrgente, la Constituyente, el Congreso Ciudadano, la Transición y las parlamentarias de Diciembre, ahora hablan de la Justicia Transicional para otro proceso de transición en el supuesto de que “ganen” la AN. Freddy Guevara en una entrevista que le realizó la revista Newsweek dice al respecto: “Hay un concepto, que se llama “justicia transicional”, que básicamente pone en conflicto dos valores que entran en juego: justicia y paz. Aquí puede ser que nosotros tengamos que acordar incluso algún tipo de impunidad para alguna gente. Y ahí entra una discusión filosófica, ética y moral, sobre qué cosas estás dispuesto a sacrificar por el bien común, por una transición rápida y lo menos traumática posible”.

¿De dónde sacaron este “generar espacios de impunidad para algunos”? ¿Cuál ha sido la agresión que han recibido los que han estado en el poder para que se les conceda un perdón por cualquiera de sus crímenes? Me es propicio reivindicar lo que escribió Carlos Da Silva sobre lo que significa la justicia para nosotros De la Justicia

Venezuela no está para un nuevo Pacto de Punto Fijo con sectores del régimen, un pacto con criminales. Mientras que ellos con la frase “no es igual un choro que un asesino” intentan decir que hay criminales buenos y criminales malos, para nosotros no hay diferencias. Detrás de esa frase no solo hay una debilidad muy grande, sino que se perpetúa el fenómeno que ha potenciado la criminalidad en el país: la impunidad. Detrás de esa frase se puede ver el desconocimiento del rol que quieren asumir. En este sentido, lo peligroso de que ellos estén en el poder es que –en el supuesto que ellos plantean- serán tan débiles que no tendrán otra opción que perdonar a estos criminales, porque no tendrán estabilidad política dentro de las quebradas instituciones del Estado.

¿Qué sigue luego? ¿Repartirse unos ministerios entre ellos para que sigan viviendo del Estado y se queden tranquilos? ¿Quedarán perdonados los choros que saquearon las arcas de la Nación? ¿Esto quiere decir que se perdonarán selectivamente casos de corrupción con PDVSA, PDVAL, los ministerios, CADIVI, SIMADI, CENCOEX, y un largo etcétera?. No contentos con perdonar a los corruptos, ¿perdonarán selectivamente a los violadores de DDHH y narcotraficantes? ¿A cuántos jueces darán salvo conducto por sus injusticias? ¿Cuántas embajadas servirán de consuelo? Imagínense la protección judicial que tendrán en un partido político como el PSUV o los que huyan hacia la MUD como mejor guarida.

La MUD insiste en la buena fe de quienes han desgraciado nuestras vidas como venezolanos. Esto es lógico: solamente los socialistas pueden creer en la buena fe de otros socialistas. Es por ello que ahora en Washington hacen eventos para alentar la inversión –y las suyas- en la Cuba de los Castro (http://goo.gl/1X6SKL) ¿Recuerdan cuando dijimos que la MUD intercedía por el régimen en Washington? ¿Recuerdan que Jacobson dijo que fue Aveledo? ¿Recuerdan que quienes más estuvieron en contra de las sanciones a los funcionarios corruptos del régimen fueron precisamente los de la MUD? Es importante recordar quiénes promovieron el diálogo para matar las protestas del 2014; ahora éstos y los rebeldes –que no fueron a “dialogar”- están llamando a votar por sus candidatos.

Todo lo que sucede no es mera casualidad. Es parte del proyecto SOCIALISTA del Foro de Sao Paulo. En Venezuela necesitan la estabilidad del sistema político, así como en Colombia. Por eso, Voluntad Popular estaría a favor de la “paz” con la que Santos dejará impunes los crímenes de las FARC, pues se basa también en ese concepto de justicia transicional.

Luego de todos los crímenes que ha realizado las FARC durante más de medio siglo en contra de la población, se les pretende perdonar para que puedan aspirar al poder de manera formal como partido político. Según el gobierno colombiano “un acuerdo de justicia transicional es imprescindible para firmar un acuerdo de paz y lograr la mayor cantidad de justicia posible en una negociación política”. ¿Es en base a este isomorfismo que nos conducen al futuro? ¿Es para esto que quieren que Leopoldo López sea Presidente de la República?

En medio de todo esto es imposible no ver esta ironía: mientras que VP apoyó a Petro cuando fue destituido por el Señor Procurador y ahora apoya la tesis de la justicia transicional —y por eso guarda silencio ante el peligrosísimo proceso que vive Colombia— el partido Centro Democrático insiste en ser solidarios con ellos.

El chavismo tiene su salvación en la MUD, como hemos dicho antes, no en el PSUV. La justicia de la izquierda no es justicia, es arreglo floral. La justicia de la izquierda siempre será flexible con la izquierda, por eso, nunca con ellos existirá la paz ni el orden. En este sentido, tendrán que hacer uso de la fuerza del Estado para conseguirlo, es decir, estaremos aún muy lejos de ser un país libre.

La MUD propone sacrificar la justicia en nombre de la población para lograr su propia estabilidad política con el régimen. Para frenar esto, la solución es desconocerlos.

Libertad o nada

Tagged with: , , , , ,
Publicado en Reflexiónes sobre la Política Venezolana

INDIVIDUALISMOS

136

Por @RoderickNavarro de @VFutura

I

La palabra inteligencia viene del latín intellegere. Intus de “entre” y legere de “escoger”. En sentido etimológico el concepto de inteligencia puede referirse a saber-elegir. De tal manera que la inteligencia es esa capacidad que posibilita la selección de las alternativas más eficaces para la resolución de un problema.

De acuerdo a esto, quien es inteligente es alguien que elige la mejor opción para resolver un inconveniente. Es por eso que merecen ser reconocidos quienes son inteligentes y diferenciarlos de quienes encuentran en esta capacidad pretensión o soberbia. El desprecio a la inteligencia no es más que una demostración de impotencia y falta de autoestima, elementos que alientan los más viles sentimientos del hombre.

El hombre inteligente es un hombre de méritos. En el mérito hay justicia: no todos somos iguales. Unos son mejores que otros. Esto es una conquista, no es nada regalado, heredado ni asociado a la lástima. El mérito está ligado al esfuerzo, la audacia, la creatividad, la perseverancia, el coraje y el honor.

Lo inteligente ES ganar, no perder.

II

El espíritu de los sacerdotes de la esclavitud está lleno de venganza. La igualdad es su venganza y le dicen justicia. Lo justo es que los mejores dejen de serlo para que no causen más su impotencia. Estos seres se han reprimido durante tanto tiempo que se olvidaron de lo que significa el orgullo sustituyéndolo con resentimiento.

Todo lo deforman para decretar su belleza a la fuerza. Todo lo que escriben produce mareo y nauseas. Enferman pero inventan la cura para su maldad fisiológica: un nuevo mesías.  No hay en su paso nada inocente ¡todos tienen la culpa de ser diferentes! por eso deben ser afligidos con su desquite.

Los maestros de la esclavitud tienen que darse importancia. Llevan encima sotanas que arrastran largas colas, que mientras más pomposas más sucio acumulan pero mayor autoridad manifiestan. Son hipnotizadores de jóvenes. Inducen a sus discípulos a la veneración de sus ídolos, intoxicando los cinco sentidos con un añejo romanticismo que absorbe la esencia de la vida. Envejecen. Son envejecedores y en ello encuentran un goce rotundo.

Los poetas de la esclavitud se creen los jueces del mundo autoproclamándose los “buenos y justos”. En una mano tienen el látigo de su venganza y en la otra, una pluma escatológica con la que escriben su arte. Tiranizan, moralizan, son sinónimos para referirse a las prácticas de esos castigadores de oficio. Evangelizan con su nuevo mesías, con sus nuevas cruces y sus nuevas resucitaciones. Sin poder condenan a Venezuela a su destrucción ¡Sólo les falta poder para condenarnos a muerte!

Los pensadores de la esclavitud llaman virtud a la humillación y a la razón la someten con la lástima. Si-conmueve-tiene-la-razón y si-te-dejas-humillar-eres-un-héroe. ¿No son estas configuraciones las que condenan a los sentimientos? ¿Cuál es el propósito de estimular las angustias que mutilan las almas y los cuerpos de los hombres para hacerlos insignificantes? La complejidad de esto se encuentra en subestimarlo: contra todo lo que es mejor es que quieren hacer su justicia.

Esta pasioncilla es heredada con un propósito: sobrevivir. La destrucción de Venezuela debe ser lo normal y lo estable para el mantenimiento de una forma de vida parasitaria. La única forma que tienen los decadentes para su supervivencia, es que los hijos de AD y COPEI continúen con el legado de sus padres. Por eso es vital el personalismo político con desenfreno. La realidad los empuja a desnudarse más el rostro mostrando los mismos ojos, los mismos colores, los mismos rasgos de sus creadores: los herederos de la venganza. La revolución naranja. ¡La generación de relevo!

III

En lo profundo de la conciencia de los venezolanos está sembrado el concepto de la Libertad. No es complicado entender la idea de vivir sin depender de nadie sino producto del esfuerzo de uno mismo. Ser responsable de lo que uno dice y hace, respetar la ley, tener gusto por el orden, son cosas que solamente son incomprensibles para quienes tienen una concepción SOCIALISTA de la existencia. Quienes cumplimos un rol político tenemos el deber de estimular la independencia y la competitividad entre los venezolanos, porque la Libertad es la única brújula para conducir al país hacia su grandeza.

Todos, absolutamente todos los partidos políticos de la actualidad (MUD-PSUV) están en contra del ideario libertario. Esto es algo obvio, porque están imbuidos en ideas que no tuvieron éxito en el mundo. Que estemos más actualizados con el resto de la humanidad, es una afrenta al dogma socialista que les marca el camino.

Somos más inteligentes que ellos. NO toleramos el pensamiento político más peligroso para nuestro futuro. No necesitamos de sus seguidores, porque aborrecen la Libertad y eso significa que detestan respetar la ley, odian la excelencia y ven a la viveza como algo virtuoso. Quienes siguen al socialismo de la MUD-PSUV ven como una pérdida de tiempo pensar o profundizar en los temas de sentido común. Con gente que no tiene la voluntad de pensarse a sí misma y a su entorno ¿Cómo se puede cambiar la cultura y la política?

De lo mediocre no puede brotar la vida, porque todo lo que no sirve no tiene propósito alguno para nosotros. El Renacimiento de Venezuela es posible gracias a la conciencia de país que tienen los mejores venezolanos: los que enfrentan al socialismo. Un hombre libre tiene con otros hombres libres la idea de un objetivo común a largo plazo de grandeza.

La idea de que quien se prepara y trabaja es el que sale de la pobreza es parte de esa filosofía de la grandeza. Nuestros enemigos necesitan que se estimule todo lo contrario a este deseo. No hay nada malo en ser ambiciosos ni aspirar a grandes cosas porque estos impulsos son los que han cambiado al mundo. Los socialistas de la MUD-PSUV reprimen a la población con su falsa moral de cordura y moderación para que reine la confusión y el recelo, porque quien es autentico y no renuncia a sus sentimientos es una persona confiable.

Por eso tenemos que diferenciarnos, no en una tercera vía, sino como la segunda opción ante los socialistas MUD-PSUV. No podemos ser confundidos con aquellos que banalizan la bandera de la Libertad en esos círculos. Cuando los erróneamente llamados “radicales de la MUD” incorporan este principio a sus consignas, lo hacen con la intención de confundir los sentidos para que ellos entonces corran a auxiliarle rápidamente con sus brebajes morales. Es de esa forma que quieren hacer daño. Han sido tan dañados en el tiempo, que en eso encontraron su propio talento. Aprendieron de sus propias heridas y de sus castigos injustos para convertirse en diestros verdugos y trovadores del sufrimiento. Es lógico que nos quieran hacer daño: donde hay vida es el mejor lugar para predicar la muerte. Solo se unen a ellos los superficiales: aquellos que se dejan encantar por las colas extravagantes de las sotanas de esos decadentes.

Lo inteligente es desconocer a quienes promueven la esclavitud. Es el momento de darle vida a una fuerza política y cultural que haga posible la Venezuela Futura.

¡Libertad o nada!

Tagged with:
Publicado en Reflexiónes sobre la Política Venezolana

EL PELIGRO DE LOS PRÓXIMOS 10 AÑOS

Libérez-Mandela-graffiti-des-JC

Por @RoderickNavarro de @VFutura

Una vez que logremos derrotar a la MUD-PSUV no se acaba la política, solo cambia la correlación de fuerzas. Será pronta la instauración de un nuevo sistema que signifique el surgimiento de una nueva clase política e intelectual para Venezuela.

Mientras tanto la generación de relevo de la izquierda, al ver ya de cerca el final de su ciclo histórico-político, comienza a mutar en una forma caduca fuera de nuestras fronteras: el progresismo. El progresismo es una farsa. En sentido ideológico, es una idea reciclada que promete el estaremos-bien-juntos mediante el socialismo moderno: control del Estado sobre la economía para redistribuir la riqueza y lograr el desarrollo en el marco de la justicia social. En el caso venezolano, todas estas arengas y consignas son usadas para los fines de los políticos decadentes: obtener las migajas que les dé el régimen de turno con cargos y puestos en gobierno que les garanticen un sueldo para tener movilidad social –progreso-, a costa de mantener a la población hipnotizada en una ficción de democracia. El populismo es evidente. Socialdemócratas, democratasociales, demócratas cristianos, centro humanistas, alternativa democrática, son algunos de los nombres que han tenido en el tiempo los mismos de siempre.

La potabilidad de toda esta nueva etapa de propaganda se sustenta en el personalismo político de los “mesías” fabricados para ello y la lástima que puedan generar. ¡Si! la decadente lástima es unvalor y lo asocian a la razón, haciendo automática la asociación si-conmueve-tiene-la-razón a pesar de que signifique algo peligroso y/o mediocre. Asimismo, les es vital banalizar el futuro imaginándose a Venezuela utópicamente con sus ídolos de fango. La banalización está en la contradicción que significa hablar de un país desarrollado pero gobernado por hombres con las mismas ideas que condujeron al país al desastre. Aprovechándose de la buena fe de las masas, esto funcionará para una buena parte de la población. Sin embargo, podemos reducir considerablemente el alcance de este inevitable resultado invirtiendo nuestro tiempo y nuestro esfuerzo en quienes ya están despiertos y siguen despertando.

Esta es la verdad: el futuro político del chavismo no está en el PSUV, sino en la MUD. La defensa del legado de Chávez por parte de sus voceros [Lilian Tintori http://goo.gl/p7SjWf, Freddy Guevara http://goo.gl/YnpDu9, Henrique Capriles http://goo.gl/mLSALI ], los llamados reiterados a la impune convivencia [Henrique Capriles https://goo.gl/wpYYK6, Henri Falcón http://goo.gl/IbW2I5, Henry Ramos http://goo.gl/wM9lBs, Jesús Torrealba http://goo.gl/VrmQpa ] y la insistente aceptación de su criminalidad y su trampa [María Corina Machado http://goo.gl/1Pnc71, Jesús Torrealba http://goo.gl/32oJAo, Ramón Aveledo http://goo.gl/Rq4qRZ ] dan esa certeza. Por eso cumplimos con nuestro deber al combatirlos para darle fin a la decadencia.

El SOCIALISMO no es el futuro que nos merecemos. Esa forma de concebir la vida anti individualista, justificadora de la dependencia hacia el Estado y que convierte a la Libertad en una concesión, no es la que conducirá al país a su prosperidad cultural, política y económica.

En la Venezuela Futura la Libertad es lo más sagrado. No gobernará ninguno de la MUD o del PSUV sino aquellos con las capacidades y méritos para esa tarea. ¿Acaso no ha sido suficiente la incompetencia, el desatino y las contradicciones para los asuntos de Estado dentro y fuera de la responsabilidad del poder? Estos actores no tendrán más remedio que reunirse en un redundante y desganado movimiento de unidad para desviarnos hacia el pasado nuevamente, hacia el atraso. Solamente los despiertos y conscientes pueden mantener enrumbado el país hacia la Libertad.

No hemos dejado de estar en peligro, pero hay que recordarlo. ¡Tenemos que salvar a Venezuela del socialismo! Tenemos que salvarnos del personalismo político, del mandelismo y de sus promotores. Muchos jóvenes nos hicimos inmunes a las enseñanzas de los maestros de la superficialidad: encontramos repugnante poner-la-otra-mejilla pasivamente cuando podemos defender nuestro honor  y nos curamos del resentimiento hacia la luz y lo excelso.

En la Libertad está la unión y en la calidad de nuestro liderazgo está la fuerza.

Libertad o Nada

Tagged with: , , , , , ,
Publicado en Reflexiónes sobre la Política Venezolana

ContraIntelectualidades

131313131313

Por @RoderickNavarro de @VFutura

Un sabio maestro me dijo, “lee a los intelectuales, escucha la música y mira quienes son los referentes morales de una sociedad, y así verás el rostro de su época”. Desde entonces, esta fórmula me ha servido para comprender a las sociedades, sobre todo, la nuestra.

Vivimos una época en la que los Intelectuales nos obligan a ser obedientes con hipócritas arengas sentimentales. Sus intelectualidades pretenden apaciguar nuestros impulsos libertarios, llamándonos incluso infantiles o imberbes. Premian la moderación ante la esclavitud y del yugo hacen una suave conversa entre seres respetuosos. La educación y la cortesía les son de arrogantes y presumidos. ¿Por qué hay que considerarles como las luces de nuestra era? Estos son apenas los escombros de lo que fue una vez y no volverá a ser nuestro país.

Conozco a muchos jóvenes que con 16, 18 años y más, están haciendo tangible para nuestra descendencia un testimonio de la lucha existencial más fuerte que hemos vivido como civilización por lo más sagrado que existe para nosotros: la Libertad. Juntos nos hemos reconocido en una identidad fraternal como fruto de nuestra historia. Una fraternidad inquebrantable que se compone de cinco elementos: respeto, admiración, aprendizaje, protección y confianza. Este lazo nos hace tener una visión común de hacia dónde queremos estar juntos como Nación.

La Patria significa para nosotros el lugar donde se encuentran nuestras familias, donde se forjó nuestro honor como entidad social, donde están nuestra propiedad, nuestra seguridad y nuestra ley. Es el lugar donde están enterrados nuestros ancestros y que, desgraciadamente, por un virus religioso que nos ha infectado desde Cuba-África ni siquiera estos pueden estar ya seguros. Perder la Patria, es perderlo todo. Si no hay respeto por lo que es sagrado ¿por qué nos obligan a asumir que habrá respeto por cualquier cosa, como el voto?

Vivimos las consecuencias de una visión decadente de la política. Lo que las generaciones pasadas llaman democracia, nosotros le conocemos como causa de todos nuestros sufrimientos. Es la causa de la dolorosa experiencia de perder los mejores años de nuestras vidas resistiendo, experimentando la destrucción de nuestras familias bien sea por la inseguridad, por el hambre o el exilio. Eso que llaman democracia, es puro nombre. Son las huellas de una “élite” política que no cumplió su rol ante la sociedad: populistas y clientelistas desenfrenados llamados a sí mismos demócratas. Gracias a ellos, no existen hoy garantías jurídicas ni políticas para el ejercicio de una democracia. Nuestro concepto de ella, no tiene nada que ver con lo que Venezuela vivió en el siglo XX.

Los jóvenes de hoy somos los únicos venezolanos que podemos revertir la desgracia. Solamente los que no tuvimos niñez podemos luchar contra quienes nos la robaron y vencerles. El crecimiento tan fuerte que hemos tenido, nos arrancó de tajo cualquier banalidad típica de las sociedades apoltronadas que se dejan robar el país frente a sus ojos. Por eso, no nos pueden gobernar como estuvieron acostumbrados largo tiempo. No añoramos ni extrañamos por los relatos de pretéritas generaciones, el pasado social ni político de Venezuela. Eso es poca cosa para lo que queremos, que es algo mejor.

La ignorancia es hoy virtud en Venezuela, ella es promovida por las “élites” ante el miedo que le tienen a los hombres libres e independientes. Esto es algo característico no solo de los comunistas, sino de toda ideología que proviene del marxismo. Por esto, es evidente para nosotros la relación que existe entre la intelligentsia actual y la degradante situación social de nuestro país. El decaimiento de las instituciones, de las ideas políticas, de los valores… No son ejemplos a seguir.

En este contexto, rebelarse a lo que va en contra de uno mismo es una noble declaración de guerra.

Nosotros queremos ser felices, no tristes como esclavos. Nosotros elevamos nuestro espíritu hacia la Libertad mientras que nos quieren siervos de un atroz sistema político. La insistencia en perpetuar la pasividad terrible, hace de la existencia algo tan irreconocible que confunden a la primera vista de los débiles el goce con la obediencia. Mientras tanto, nuestra ardiente vitalidad devuelve la vista a los que se despojan de la ceguera. Antes, los que promovían el amor al prójimo asesinaban a los hombres por “herejes”, hoy lo hacen con perversos consejos y viles sugerencias insinuantes. Nosotros nos volvimos impermeables a esos tipos de enfermedades.

La primavera espiritual que ocurre entre la gente, rompe con la agonizante estructura política y derrumba su cultura. Aquellos conscientes de su potencial y de su honor, son la causa de trascendentales cambios arquetípicos y estructurales. Quienes pensamos así, somos una mayoría que no tolera seguir existiendo dominados por una cultura contraria a nuestra naturaleza, a nuestra esencia, al ADN más primigenio a nivel étnico que nos conforma como venezolanos. Estamos profundamente interesados en ponerle fin a esto confrontándolo a todo nivel.

El porvenir se forja: no caerá del cielo. Le estamos dando vida a un nuevo orden político. Lo mismo que pensaban los jóvenes del siglo pasado no es lo mismo que pensamos los jóvenes de hoy. El pensamiento político de los últimos 50 años, es obsoleto y caduco para la Venezuela Futura a la que aspiramos. Estamos dándole vida a un modelo diferente de República. Por esta razón y por el hecho de no estar alineados con una moral decadente, la intelectualidad no puede utilizar la culpa como instrumento para inducirnos a comportarnos como quieren.

No hay legado en la esterilidad de ideas mortecinas. Han querido hacer de nuestra época un castigo mientras que aspiramos a la vida, al feliz goce de nuestra existencia. Nosotros conquistaremos lo que dicen inconquistable, nosotros haremos brotar la vida donde los decadentes solamente dejan desolación y muerte.

Todo cambio comienza por un comportamiento distinto: sea indiferente a las intelectualidades del siglo XX.

Libertad O Nada

Tagged with:
Publicado en Reflexiónes sobre la Política Venezolana

Quitándole poder al despotismo

Por @RoderickNavarro de @VFutura

El proceso que vive Venezuela en torno al cambio del sistema político desde la raíz, es invisible para parte de la audiencia. Aún es necesario realizar esfuerzos para hacer tangible el comienzo de la ruptura -que comenzó en 2013- con los paradigmas del establishment, que hacen de esta vida en comunismo algo “normal”. Promover el hecho de detenerse a pensar un momento nuestro contexto, sus causas y las consecuencias que estamos viviendo y vamos a vivir, ha generado como resultado una visualización del Renacimiento venezolano.

La MUD y el PSUV trabajan muy duro para que muchos sigan confundidos con su ficción de democracia. Frente al momentum electoral que se está levantando, es necesario que hagamos Política de una manera especial. El poder político que tú tienes al no ir a votar, como expresión de tu negativa a tolerar un sistema que no es democrático, es sumamente grande y peligroso para la Clase Política; así le podemos quitar poder al despotismo.

¿Cómo le quitamos el poder a los despotas?

Desnudemos las mentiras que nos dicen. Éstas son algunas de ellas:

1.- «Si no votas dejamos los espacios vacíos». La verdad es que si se vota sólo ganarán los intereses de una Clase Política que necesita seguir diciéndole al mundo que todo lo resuelven con este CNE, y que por eso vivimos en una democracia. En este contexto, el voto es un obstáculo para que seamos libres, puesto que todo proceso electoral es controlado por el régimen y no hay posibilidad real de que salgan del poder por vías convencionales. La lucha es entonces existencial. Una vez que tratemos a la dictadura como dictadura, con una acción directa como la desobediencia del proceso electoral y luego el desconocimiento de los personeros que queden electos, podemos legítimamente generar otras acciones que reordenarían las fuerzas políticas de nuestro país. En definitiva, la votación no nos librará del yugo de los narcocomunistas ni de sus colaboradores.

2.- «Si no votas nada va a cambiar». La verdad es que sí ocurriría un cambio. Si nosotros logramos demostrar que una gran cantidad de la población no tolera a la dictadura, y que ninguno de esos actores representa a los ciudadanos, se deslegitiman sus reglas de juego – pierden validez. Un alto porcentaje de abstención, en un contexto como en el que vivimos, es más poderoso que una fiesta democrática de votos, marchas como catarsis, cacerolazos o la repetición incesante de consignas sin sentido. Si terminamos deslegitimando al actual sistema político, podemos hacer viable una transición política de emergencia; con un gobierno de facto que ponga orden e instaure un nuevo sistema político, en el cual se pueda volver a elegir. Pero esto es menos probable mientras se siga aceptando la trampa.

3.- «Los que no votan son apáticos e indiferentes». La verdad es que la apatía no existe. La actitud que tiene hoy la mayoría de la gente es una respuesta natural y saludable a la decepción y al agotamiento. Es una manera inconsciente de olvidarse de traiciones e incoherencias. Ya es momento de que los errores se coloquen en el lugar que corresponde: en el de los “políticos” que rompen sus promesas, y no en el de las personas que se sienten decepcionadas. La “apatía” es una forma de participación política: no ir a votar en estas elecciones parlamentarias es demostrar que estás en contra del sistema.

4.- «Si no votamos le dejamos el camino libre al PSUV». La verdad es que el PSUV tiene el camino libre con la MUD abriéndole paso. Si nos fijamos en las últimas elecciones al parlamento, la “Oposición” tuvo una considerable presencia – como para que eso no ocurriera. Sin embargo, la misma gente que te pidió el voto, en aquella oportunidad, es la misma que te pide que votes otra vez por ellos. Ellos, que felizmente permiten TODAS las violaciones (antes, durante y después) y tienen los números de inasistencia más altos del hemiciclo. No los representaron en aquella oportunidad, menos lo harán ahora. ¿Recuerdas algún freno que se le haya colocado al régimen con la “Oposición” allí? Más fácil es recordar todos los saltos de talanquera, la complacencia, las ausencias, las contradicciones, las sonrisas y abrazos… ¡hasta cómo cantaron el Himno Nacional con la voz de Chávez! Mientras estos mal-llamados partidos políticos sigan compartiendo y repartiéndose el poder, nos seguirán manteniendo sometidos con elecciones para siempre.

5.- «Hay que votar por el mejor de lo peor, eso es lo que hay». La verdad es que nos merecemos políticos de altura, que sean coherentes, que sean responsables con lo que dicen y hacen, que no provoquen lástima y que estén muy bien preparados. En Venezuela ya es momento de que no tengamos que vernos forzados a votar por los peores, por los que no nos representan, sólo porque algo peor que ellos podría ganar.

6.- «Votar es un deber en democracia, no puedes renunciar a él». La verdad es que no estamos en democracia. Por otra parte, el voto es un derecho, es decir, debes valorarlo y no botarlo a la basura para vestir de lo-que-no-es a una dictadura. Si valoras el poder que tienes como individuo dentro de la sociedad, y tienes consciencia de tu poder, protegerás a tu descendencia de ser sometida por los déspotas del futuro.

7.- «Hay personas que no pueden votar y tú, que tienes el privilegio de hacerlo, lo desperdicias». Eso es cierto cuando existe democracia. Estamos enfrentando a una dictadura comunista; votar significa lavarle la cara al enemigo ante el mundo. No te dejes engañar por los enemigos de la ciencia política: no existen -en la práctica- híbridos o dictaduras democráticas. La dictadura y la democracia son dos conceptos antagónicos, como los de felicidad y tristeza: como no existe una media-felicidad o una media-tristeza, tampoco hay una medio-democracia o una medio-dictadura. Los únicos privilegiados en esta dictadura son los que conforman la Clase Política. Ellos son los que ganan cuando usan tu voto para obtener nuevas prebendas.

8.- «ABP, Vente y VP son diferentes, no seas radical». La verdad es que son iguales todos, y eso lo demuestran sus objetivos políticos electoralistas. Lo mismo puede decirse de Capriles y el resto de la MUD, e incluso el PSUV. Son parte del decadente sistema político actual, no tienen un origen distinto y por eso no pueden representar un porvenir diferente.

9.- «Me molestan los abstencionistas como tú, porque son los culpables de todo». La verdad es que más bien debería molestar que el sistema sea perverso y esté amañado. Debería causar molestia, más bien, el hecho de que no se pueda elegir a alguien que esté a la altura de nuestras aspiraciones como venezolanos. Éste es el momento de comenzar a dirigir la ira acumulada hacia la Clase Política: esos personajes que sostienen al sistema para seguir manteniéndonos sometidos.

10.- «Yo voto aunque me roben el voto; porque si no voto, me roban el voto». Esto no es más que un consuelo metafísico (mágico-religioso, agregaría yo). Nosotros votamos pero en democracia, no en esta dictadura.

Con las reglas del que te somete, nunca serás libre. Desobedece y desconoce al enemigo. Tu rebeldía libertaria es el inicio de la Venezuela Futura.

¡Libertad o nada!

Tagged with: , , , ,
Publicado en Reflexiónes sobre la Política Venezolana

LA ÚNICA DEFENSA QUE LE QUEDA AL RÉGIMEN ES LA MUD

mudpsuv

Por @RoderickNavarro de @VFutura

Es hora de abrir los ojos. Es hora de asumir con coraje y gallardía el status de ser humano.  Asociar como nocivo todo aquello que esta fuera de la MUD no hace otra  cosa que darles oxígeno a los déspotas que disponen del régimen. Asimilar, más que entender, que son las dos caras del sistema político vigente significa sentar las bases del resurgimiento.

Esta nueva especie muy caribeña de partido único Psuv-Mud se ha valido del vocablo “democracia” para instaurar un régimen autocrático con fachada institucional. En pocas palabras, el significado “democracia” jamás  llegará a coronarse en su significante, es decir, jamás se concretará en la realidad como una forma de gobierno plural y libertaria. Han ocurrido miles de muertes, se ha destruye al país, se entrega reiteradamente y a diario nuestra Soberanía a cubanos, rusos, chinos e iraníes, han estrangulado la economía, y la “oposición” en la que ya muy pocos creen,  se limita a interpretar y ejecutar el rol anodino y pusilánime que los apátridas castrocomunistas de la facción Psuv les asignaron: narcotizar a través del voto y predicar la paz para mantener la esclavitud.

La Resistencia ha sido efectiva en su estrategia: desobedecerles, desconocerlos e informar. Esto ha hecho que el partido único MUD-PSUV se haya deslegitimado como nunca antes. Solamente cuentan con el apoyo de sus militantes, que son los únicos interesados en que este sistema político decadente se mantenga, sin importarles vivir en esclavitud a cambio del equivalente del valor de sus conciencias.

 El despertar avasallante de los últimos meses pone al régimen en peligro. Ni Cuba, ni Rusia, ni China, ni el Foro de Sao Paulo podrán salvarles el pellejo si nuestra determinación en desconocerlos sigue creciendo. Lo único que los mantiene con vida y en el poder, es la farsa de la MUD. Voy a los hechos.

Mientras que el presidente de los EEUU Barack Obama, por Orden Ejecutiva sanciona a funcionarios que han violado DDHH y están involucrados en casos de corrupción, gracias a valiosos esfuerzos de la Resistencia y senadores y congresistas de los EEUU, la MUD al unísono interpreta el muy falso papel de defensores de la soberanía y la autodeterminación rechazando esta acción de justicia tildándolo banalmente de injerencia extranjera

En esta tónica se han manifestado Ramón Muchacho, Henri Falcón, Dinorah Figuera, Roberto Enríquez, Chuo Torrealba, Henrique Capriles, Tomas Guanipa, por sólo nombrar algunos, hablando de injerencia. Diosdado Cabello y Nicolás Maduro han sido cónsonos, condescendientes y afines a este mensaje, cosa obvia porque son ellos los que detentan el poder y tienen sumida a Venezuela en esta tragedia. De repente avizoramos a todos estos hijos de Marx (Mud-Psuv) echar a un lado su Internacionalismo doctrinario y lanzar altilocuentes discursos apelando al fervor nacional.

Estos son los actores que te quieren sólo como voto y esperan que en otro nuevo teatro de falsos comicios, puedan seguir perpetuándose como el sostén de la dictadura.

El falso nacionalismo de los marxistas no unirá a los venezolanos. Lo único que los une es el ideal de la Libertad. Los venezolanos cansados de la MUD-PSUV están juntando esfuerzos para salir de esta crisis. Están juntando esfuerzos en la Resistencia para que pueda renacer Venezuela.

Nuevos políticos, nuevas organizaciones políticas, un nuevo pensamiento político y con la reivindicación de los valores que nos llevan a la esencia de nuestra verdadera cultura, están emergiendo lenta y oportunamente desde el seno de la Resistencia.

El enemigo es el PSUV y la MUD. Desconociéndolos, acabaremos más rápido con esta pesadilla.

Únete a la Resistencia.

Libertad o nada

Tagged with: , ,
Publicado en Reflexiónes sobre la Política Venezolana
Recibe la actualización del Blog a tu e-mail
Rod’s Pages / Páginas de Rod
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 36.578 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: